Menu

Primera vez aquí? Sumate. Ingresa tu email, confírmalo luego, y recibirás todas las actualizaciones.

Primera vez aquí? Sumate. Ingresa tu email, confírmalo luego, y recibirás todas las actualizaciones:

Servicio de FeedBurner

martes, 30 de diciembre de 2014

Un año en el paraíso...

Y así, hace un año, una mañana desperté y descubrí que había llegado al paraíso!!!

Qué lindo Búzios!!

Hoy tendría que ser mi verdadero cumpleaños.

Yo no quiero un reloj como todo el mundo. Desde que decidí vivir la vida a mi modo me invento las fechas y los aniversarios.

Vuelvo a nacer cada vez que siento felicidad plena. Cada vez que me siento niño. Cada vez que siento que el pecho se me estalla de felicidad. Y así me sentí aquella primera mañana y hoy, luego de un año de aquel momento, me siento del mismo modo.

Cómo ha pasado el tiempo! Cuántas cosas! Cuánta mezcla de sentimientos y sensaciones! Soy un caleidoscopio de mil colores y sensaciones. ¿Sentiré lo mismo por cada lugar de mi viaje?

Valió la pena. Dolió. Sufrí. Lloré. Pasé hambre. Crecí, Maduré. Me caí y me volví a levantar. Y aquí estoy. Para seguir adelante porque me hice más fuerte!!

Claro que valió la pena.

Esta vez no sé si gané o perdí; pero sufrí y también fui feliz. (A. Calamaro)


lunes, 22 de diciembre de 2014

Las hormigas no abandonan

Nunca dejo de intentarlo... No me gusta quedarme con la espina. Si las cosas no suceden como espero, sé que se puede seguir buscando por otros caminos. Los caminos siempre van a conducir a algún lugar bueno cuando lo que se busca se ansía con el corazón. Creo firmemente que no hay forma de errar cuando lo que quiero lo siento bien dentro.

Es ley universal que he aprendido.


Hormigas de Brasil
Falta mucho para cruzar la playa con esta semilla pero no se detienen

lunes, 15 de diciembre de 2014

La acadeee campeón en Buzios!

Bueno, si quedaba alguna duda de que esto ya no es lo que era en un principio, con esta foto y esta entrada que habla de como me siento de feliz de ver a Racing campeón a la distancia, termina todo por cerrar.

Me gustaría abrir la filial de Racing Club de Avellaneda en toda ciudad del mundo que pise! Alquien que lea esto que este cerca y me quiera ayudar será un placer!!!!

Salud campeón! Aguante la academiaaaaaaaaaa!!!!!!!!!


Racing Campeon en Buzios
Racing Campeón!! En Buzios ya hay filial!!


jueves, 4 de diciembre de 2014

Aquel infierno...

Prefiero aquel infierno a esta soledad. Prefiero aquello que aunque no era todo lo que esperaba era lo mejor que me habían ofrecido. Prefiero aquella insastifacción a su lado que no era más que soberbia de mi autodestructivo ego. Extraño tanto observarla por las mañanas y que me sonría inyectándome amor con su mirada. Extraño tanto su piel, su risa, sus muecas, sus quejas, sus goces, sus lunares, sus celos, sus caricias, sus retos. La extraño tanto que ya no sé por qué la extraño. Todo me parece un juego sin sentido. Soy una mueca en mi espejo. Ya ni me reconozco. Tengo tantas espinas para una sola rosa. Y solo me queda observarla en mis recuerdos...

Aquel infierno
Aquel infierno...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Ese balcón que a veces olvido

A veces tengo la impresión de mirar la vida como desde un balcón. Me da la sensación de que estoy en una posición geográfica elevada, mirando los recuerdos y todo lo que ha acontecido o acontece en mi vida. De golpe es como que entro en un trance y adopto una mirada instropectiva... y todo se transforma.

Lo bueno de este balcón-diván imaginario es que allí puedo escaparme cuando quiera. No importa si afuera llueve o a hay mucho sol. Tampoco tiene horario. Lo bueno, incluso, es que cuando no es del todo agradable lo que a veces visualizo, siempre es productivo. Puedo sentarme en una plaza, en un jardín, en la playa y mirar hacia ninguna parte e imaginar que estoy en ese balcón mirando la vida. Me cuelgo, sólo eso. Puedo pasar horas en esa burbuja observándolo y percibiéndolo todo, super sensible y delicado.

Hay momentos en los que me olvido de él por largos períodos hasta que desesperado busco la manera de acercarme nuevamente para analizarme. También hay momentos en los que tengo la sensación que me llama sin que yo lo necesite en el momento menos oportuno. No importa si es una reunión, una comida con amigos, mientras conduzco, estoy en el trabajo o mirando una película. Me voy, me abstraigo, hago un paréntesis y me voy. A veces lo necesito y a veces lo detesto; pero al fin y al cabo amo ese momento porque estoy con mi "yo" más interno -o no sé si llamarlo alma, o muerte, o es mi alter ego -no me interesa buscarle una etiqueta, una razón-. Ni siquiera una cura.

Yo supongo que hay gente que le sucede lo mismo y se asusta, pero yo convivo con "esto" desde niño cuando viajaba o escuchaba alguna canción y los pensamientos se concatenaban vaya a saber uno con qué lógica; que hasta a veces un recuerdo me transportaba a otro y así, infinitamente, saltaba de pensamiento en pensamiento sin saber a veces ni cuál había sido el punto de partida o disparador. Ha sido, desde que tengo memoria, mi diván, mi consejero, mi espejo y hasta es una gran compañía cuando me encuentro solo o en ciertos momentos donde no quiero ver ni oír a nadie más que a mí mismo....

De a ratos me veo sonriendo para mí mismo. Y a veces me río de mí mismo. Otras me lamento y me pongo triste también. Es un continuo observar. Hacia adentro y hacia afuera. Al pasado y al futuro. A los errores y a los aciertos. En algunos casos hasta pareciera que puedo viajar en el tiempo y situarme en un preciso momento en un determinado lugar y sentir la atmósfera perfecta tal cual lo fue en aquel momento que estoy recordando. Ahí es todo placer y cosquillas. El tiempo allí no tiene sentido, pierde su esencia y su concepto.

He descubierto también que este balcón de sensaciones, pensamientos y reflexiones se ve potenciado cuando el entorno es un paisaje que además de natural es bello. Por eso disfruto mucho cuando el entorno es la naturaleza y me siento pequeño. Además, he descubierto que este balcón tiene piloto automático y puede hacerme imaginar pinceladas de mi vida, como versiones de mí multiplicadas y distribuidas en diversos lugares y situaciones generando en algunas ocasiones que me pierda en laberintos ezquizofrénicos, haciéndome creer de a ratos que he perdido dulcemente la cordura.

Es algo que nunca se lo dije a nadie, pero hace un tiempo que estoy pensando que de a ratos ya estoy hilando fino, caminando de puntillas, sobre la delgada línea que me separa de la locura. O de la verdad. O quizás esto es algo que les pasa a todos los hombres del planeta en algún momento de sus vidas. O quizás los acontecimientos que me han sucedido últimamente me han hecho reaccionar y despertar de muchas cosas que pasaban desapercibidas antes para mí, aclarándome la mente dejando de ser tan rudo conmigo mismo, mostrándome natural y transparente y escuchando más mi corazón. O quizás sea solo vanidad de mi parte decir todo esto... O quizás...

Y así estamos... estos dos meses, a pesar de la inmovilidad física, me he mantenido activo y super conciente y todo ese tiempo me ha llevado a observar más seguido mi vida y con más detenimiento. Observando, lo que yo creía por entonces que eran cosas malas, con una sonrisa y deleitándome con los buenos momentos vividos y revivirlo lleno de emociones. Ese balcón lleno de flores que a veces olvido. Ese balcón que es mi alma y que no acostumbraba a mirar seguido.

Fui perro en otra vida...

Fui perro en otra vida... "Puedo sentarme en una plaza, en un jardín, en la playa y mirar hacia ninguna parte e imaginar que estoy en ese balcón mirando la vida. Me cuelgo, sólo eso. Puedo pasar horas en esa burbuja observándolo y percibiéndolo todo, super sensible y delicado"


sábado, 8 de noviembre de 2014

...de a ratos tengo momentos de sensibilidad infinita en los que, por ejemplo, me pierdo en la música. Ultimamente se acontecen algunos momentos así. Meterme en la piel de la música y ser nota musical de a ratos, a la vez que me reconforta porque puedo percibir nuevas sensaciones, en el fondo también tiene su lado oscuro y sombrío ya que mis miedos, mis inquietudes, mis paradigmas, al estar súper sensible, se desnudan ante mí y yo tengo que enfrentarlos uno a uno, mirándolos fijo -hasta a algunos lleno de terror-, con la fuerza suficiente como para gritarles... ey, tú!! Saliste desde adentro de mí?... ya te voy a borrar!... te voy a exterminar!!... y así me voy descubriendo, como una víbora que se  "despiela" de lo que no le sirve para seguir adelante por su camino. Como una mochila que se deja en la autopista de la vida para seguir caminando más liviano. Un verdadero peso en el camino, de los que me gusta descubrir porque al descubrirlos yo también estoy conociéndome y comprendiendo mi verdadero ser interno.


sábado, 25 de octubre de 2014

Clases de español frente al mar


A Thiago lo conocí hace una semana. Vino a hospedarse al lugar donde yo vivo junto a la familia que me está cuidando y ayudando, quienes tienen una Guest House. Llegó desde Espíritu Santo, al norte de Búzios, y su mayor sorpresa fue que en todos los trabajos a los que se presentó tiene jefes y compañeros que hablan en español y se siente extranjero en su propia tierra, en su propio país. Una sensación muy rara y extraña si me pongo a analizarlo desde el punto de vista de él, (ya una vez me ocurrió algo similar en Gualeguaychú, Entre Ríos, en lo que fuera una anécdota que algún día voy a relatar porque fue, por así decirlo, una de las experiencias que me alimentó las ganas de viajar).

El portugués de Thiago es bien marcado y su manera de hablar -con ese acento "sotaque" bien nativo, sin influencias del español- no me permite entenderle tan fácilmente como al resto de los brasileros y tengo que preguntarle las cosas dos o tres veces o pedirle que hable más despacio. De todas maneras, la mayor preocupación parecer ser la de él y no la mía, ya que en el restaurant donde consiguió trabajo la mayoría de sus compañeros hablan español y él, de a poco, al llegar a casa, repasa las palabras aprendidas: zanahoria, cebolla, lechuga, cuchara...

Ayer por la tarde hicimos un trato. Yo le enseño español y él me lleva a pasear a la orla, la costanera de Búzios, de donde estamos a una cuadra, para ver el mar que, desde que me accidenté hace mes y medio, no lo he visto más y, de paso, poder respirar ese aire puro y fresco que me renueva las energías y me carga las pilas para seguir adelante.

Buzios - Gambeteando con la de palo
Curso intensivo de español frente al mar.

Buzios - Gambeteando con la de palo
Extrañaba estos colores e imágenes.

Al lado del monumento de Juscelino Kubitschek, ex presidente de Brasil que pasaba sus veranos en Búzios
Al lado de la escultura de Juscelino Kubitschek, ex presidente de Brasil (1956 a 1961) quien adoraba pasar sus veranos en Búzios



lunes, 20 de octubre de 2014

Entusiasmo...

Me entusiasma comprobar que todas aquellas cosas que alguna vez pensé antes de salir de viaje -acerca de la solidaridad del mundo- se están cumpliendo; y eso para mí es un buen augurio. Significa que entonces no estoy tan alejado de una realidad que muchas veces no se ve pero que existe; además, lo que más me alegra, es pensar que si entonces traslado esos pensamiento hacia otras ideas que he tenido con respecto a mis sueños y a mi viaje, pues entonces voy por el buen camino...

Sólo es cuestión de relajarse, bajar un cambio y seguir.

Gambeteando en Buzios
Relajarse, bajar un cambio y seguir...






miércoles, 8 de octubre de 2014

Una primavera desde el banco de suplentes...


Si alguna vez me hubiera imaginado la primavera en Buzios, seguramente en mis pensamientos iban a aparecer muchas playas, vegetación y naturaleza, sol, gentes, amigos; noches templadas a cálidas con vientos y lluvias amistosas.

Resumiendo, hubiera imaginado los días de primavera como pasé la mayoría de mis otros días aquí... radiantes! Esa es mi manera de visualizar últimamente las cosas para luego vivirlas de igual modo en la vida misma... y me ha dado resultado. De alguna manera soy como Martín Palermo, él es el optimista del gol, yo soy el optimista de los viajes.

Pero, a decir verdad, no puedo mentirme porque, para ser sincero, y aunque soy de hilar fino y enredarme en pensamientos sin sentido e incongruentes muchas veces, jamás nunca imaginé cómo serían éstos días de Primavera en Buzios, ni me lo había preguntado jamás; y esto de ver la primavera de Búzios desde la ventana, "desde el banco de suplentes", postrado en "infinito" reposo, no lo hubiera creído nunca. Ni en el peor de los sueños. Tener que aguantármelas encerrado internado en un hospital primero y luego haciendo reposo sin poder siquiera salir, ni moverme o dar un paso, van a dejar sus ganas hincadas en mi carne. No me termino de acostumbrar... pero hacer la gambeta equivocada tiene sus consecuencias.

gambeteando con la de palo - Buzios
No es lo mismo ver el mar cuando se mira desde la ventana...

Toda esta situación ha desatado en mí unas ganas tremendas de todo, a la que yo resumiría como "ganas de vivir"... y fue así como -ahora que me sobra el tiempo- me puse a observar hacia atrás y a rememorar un poco de lo que he vivido en estos diez meses que llevo en Buzios y he focalizado mis recuerdos en aquellas situaciones que me gustaría estar haciendo y que, sin dudas, las estaría haciendo si no fuera porque estoy en reposo.


Una de las cosas que más extraño y hecho de menos es salir a caminar por las playas de Búzios, cualquiera de ellas. Muero por escuchar el ruido de mis pies hundiéndose en la arena al correr directo al mar y darme un chapuzón y que las olas me revuelquen por la orilla y salir todo lleno de arena y sal hasta en las orejas; 

gambeteando con la de palo - Playas de Buzios
En la playa de Geribá, la primer playa en la que me bañé en Buzios




...luego relajarme bajo el sol y sentir como de a poco sube la temperatura de mi cuerpo y comienza mi piel a despedir ese aroma a bronceado que tanto me gusta y que advierte que otra vez me olvidé el protector solar... 




gambeteando con la de palo - Sol en Buzios
Mis primeros azotes al sol tuvieron consecuencias hasta que le agarré la mano...

Increíbles mis ganas de aquellas tardes en las playas de Buzios leyendo un libro o lo que sea que caiga en mis manos, escuchando a gente haciendo música o divirtiéndome con sus piruetas en la playa mientras me dejo arropar y envolver por la belleza de los paisajes naturales de Buzios...

 
gambeteando con la de palo - Playas de Buzios - Tartaruga, Azedinha.
Azeda, Azedinha, Tartaruga, Praia Do Canto... mis preferidas de Buzios.

Locas mis ganas de reencontrarme con mis amigos y hacerme amigo de los amigos de mis amigos y que surjan momentos espontáneos colmados de instantes sencillos que me regalen una sonrisa y hagan que todos mis días sean diferentes al anterior...

gambeteando con la de palo - Amigos en Buzios
Algunos locales, otros en la misma que yo, de viajes.
Amistades que valen la pena.



...Visitar el muelle de Armaçao, lugar de referencia por excelencia -para mí-, y almorzar allí una quentinha mirando al mar y quedarme una tarde completa observando cómo llega el ocaso mientras escribo pavadas y versos -que nunca termino- en mi cuaderno haciéndome el poeta; mateando, fumando o tomando algo con amigos o solo, el muelle de Armaçao siempre me trae recuerdos de momentos y personas que extraño y me carga de energías...


gambeteando con la de palo - Muelle de Armaçao dos Buzios
El Muelle de Armaçao dos Buzios, desde los primeros días en Buzios siempre ha sido un punto de encuentro con amigos y de buenos momentos.


Me sobran las ganas de cruzarme con extraños, de países lejanos y culturas diferentes a la mía, y comenzar a charlar como siempre de cosas triviales para luego olvidarme de todos sus nombres y para luego nuevamente volverlos a encontrar y sentir que nos conocemos de toda una vida y hacernos grandes amigos...


gambeteando con la de palo - Amigos en Buzios
Algo que me encanta: mezclarme con personas de otras culturas.

 
Tengo muchas ganas de caminar y reencontrarme otra vez con esas cavernas, acantilados y piletas que forman parte de las comodidades y sofisticaciones que la naturaleza le ha regalado a Buzios y que yo he sabido descubrir por curioso e inquieto.




Me preocupa un poco qué pensarán mis amigos de la ciudad. Esos que me he sabido ganar gracias a mi simpatía y que me emocionan cada vez que me abrazan, me besan o me dicen que soy un "cara legal", "gente boa para caralho"... no nos comunicamos por Facebook, ni por celular; con ellos es todo cara a cara y bien transparente y sincero. Nunca han pasado más de 5 días sin vernos en la plaza, nuestro punto de coincidencia; y ahora, ya con más de 20 días que no aparezco por el centro de la ciudad, se deben estar lamentando como me he lamentado yo alguna vez cuando me doy cuenta que algún amigo a último momento a cambiado de planes y se ha marchado sin poder despedirnos.

gambeteando con la de palo - Amigos de Buzios
Una cachaça, un pescadito en la playa, un cigarro, un fasito, una charla, un abrazo. Todo se comparte con mis amigos.
No veo la hora de poder caminar nuevamente y salir en busca de perros callejeros, gatos, gambás y todo bicho que se me cruce en el camino para retratarlo con mis fotografías y seguir aprendiendo de ellos a medida que los observo...


gambeteando con la de palo - Fauna de Buzios
Algunos fueron mascotas, otros me los crucé en el camino....



Una de las cosas que estoy aprendiendo para sanarme y para salir adelante de esta situación atípica que me toca vivir hoy es aceptar el momento, ser conciente del instante

Aceptar lo que soy, lo que tengo, cómo estoy, las cosas que sucedieron y entender que hoy mi realidad es ésta. Hoy no puedo caminar ni pararme en dos piernas y hace tres semanas que me encuentro mirando la primavera de Búzios desde la ventana. Lo que me parece una burla del destino le estoy encontrando una razón: soy conciente que si quiero un futuro sin sobresaltos ni dolores y sorpresas tengo que hacer el reposo necesario sin importar cuántas ganas tenga de salir o de hacer todas las cosas que tengo ganas de hacer...

...para de una vez por todas dejar el banco de suplentes de esta Primavera que, para mí, no ha comenzado todavía...

jueves, 11 de septiembre de 2014

Video entrevista con la de palo: Silvina y Patricio de Uniendo al mundo en solidaridad

Silvina y Patricio son dos jóvenes argentinos que se decidieron hace poco tiempo a dejar de lado la vida que venían llevando en Chascomús, Argentina, para emprender su sueño de recorrer Latinoamérica a bordo de su van Dodge. 


Video entrevista con la de palo: Silvina y Patricio de Uniendo al mundo en solidaridad
Silvina y Patricio, dos aventureros en camino a cumplir su sueño de recorrer Latinoamérica

Video entrevista con la de palo: Silvina y Patricio de Uniendo al mundo en solidaridad
La Dodge Van con la que Silvina y Patricio piensan comenzar su aventura.


Hace menos de una semana me llegó un mail a la casilla de Facebook para que podamos entrevistarnos y de este modo hacer conocer su viaje, divulgarlo para de esta manera llegar a más personas y así poder dar a conocer su proyecto y aventura.

De esta manera surgió esta video entrevista donde en media hora me contaron un poco más acerca de ellos, su viaje, su sueño, su aventura y el proyecto de recorrer Latinoamérica en su vehículo. Yo desde Buzios, ellos desde Chascomús. Una entrevista, una historia. 

Conocelos un poco más en esta entrevista e inspirate.








Acompañalos y sumate en su aventura:

1-Contactalos por mail ---> 
uniendoalmundoensolidaridad@gmail.com
2-Contactalos por Facebook --> Uniendo al mundo en solidaridad

sábado, 6 de septiembre de 2014

Video entrevista con la de palo: Erika y Paul - Viaje sin Destino - Hasta Alaska en Combi

Como si la alegría y la recarga de pilas que me dió el poder conocer, entrevistar en vivo y compartir momentos agradables con Ivana y Diego de "La vuelta al mundo bailando tango" fuera poco, en los primeros días de la semana siguiente, Erica y Paul, de Viaje Sin Destino, también me contactaron para poder volver a vernos (nos conocimos en la casa de Vale y Zeze, de Libros de Viaje, en juntada de soñadores y viajeros) y hacer una entrevista para ir conociendo los primeros pasos de su gran aventura desde Argentina hasta Alaska en combi.


Gambeteando - Viaje Sin Destino
De Argentina a Alaska en combi

Seguí por las redes sociales la evolución de su proyecto. Desde que restauraban a Aurora, su combi, hasta que dejaron su casa; y me sentí identificado -aún si haber hecho lo mismo- con las palabras -que Paul desde su blog- reflejaba con su exquisita literatura.

Artistas de pura cepa -ella artista plástica, él actor- son una pareja de jóvenes soñadores que me transmitieron mucha satisfación al saber que ya estaban en ruta, porque cuando tuve la posibilidad de conocer sobre su historia y su proyecto, en aquella juntada de diciembre de 2012, todo parecía en pañales y muy lejano, como todo viaje que recién comienza. Y como buenos artistas que no paran de soñar y los envuelve esa profunda bohemia, ya están en marcha con el motor andando y yo me sentí una persona afortunada de poder contactarme con ellos y que me cuenten en persona todos los detalles de su aventura.




Viaje Sin Destino
Pura química viajera


Gambeteando - Viaje Sin Destino
Los tres protagonistas: Erika, Paul y Aurora, su combi!

Aquella tarde regresé de mi trabajo y preparé todo el equipo para el encuentro con esta pareja de viajeros. Volví a buscar a mi compañero de entrevistas, Imanol, y juntos salimos a desandar la ciudad de Paraná con la mirada atenta ante cualquier vehículo amarillo que se nos cruzara por delante. Estaban parando en el mismo lugar que Ivana y Diego, pero entre ellos no se conocían; así que ya en mi mente estaba gestando un encuentro de viajeros y compartir un cocktail de aventuras entre picadas y sonrisas.


 
Gambeteando - Viaje Sin Destino
Aurora en sus primeros días de restauración


Gambeteando - Viaje Sin Destino
Aurora, ya casi lista, preparada para el desafío.


La entrevista

La tardecita caía en la ciudad de Paraná. El frío se había esfumado por unos momentos haciendo suponer que el encuentro sería mucho más ameno. Cerca de las 7 de la tarde llegamos con Imanol al Balneario Thompson y luego de unas vueltas por el gran espacio costero logramos ubicarlos y hasta ellos nos acercamos para saludarnos con un fuerte abrazo y que nos cuenten de su viaje!

Este es el primer video del encuentro donde surgió una entrevista espontánea con Erika y Paul mientras la tarde caía en Paraná.





Luego de la entrevista improvisada, a la noche hubo tiempo para juntarnos a cenar y sumamos a la mesa a Ivana, Diego, Penélope que estaban en el mismo balneario. Empanadas, picadas, vinito, noche con buena compañía e historias para no olvidar. Qué más podía pedir!! Al otro día tenía que madrugar para mi trabajo, pero me di el gusto de disfrutarlos hasta el último momento y pasamos una velada formidable y llena de buena onda, anécdotas de viajes y grata compañía!









Viaje sin Destino desde Argentina hacia Alaska
Luego de la cena unas fotos para el recuerdo

Viaje sin Destino desde Argentina hacia Alaska
Erika, Paul, Ivana y Diego.

Viaje sin Destino desde Argentina hacia Alaska
Viaje sin Destino y La vuelta al mundo bailando tango, juntos en Paraná, Entre Ríos, Argentina.

Viaje sin Destino desde Argentina hacia Alaska
Mates y charlas viajeras a orillas del Paraná

Viaje sin Destino desde Argentina hacia Alaska
Erika, Paul e Imanol

Viaje sin Destino desde Argentina hacia Alaska
El reencuentro en Paraná, agosto 2013









Actualización al 06/09/2014

Mucho tiempo ya ha pasado desde aquella tarde que nos entrevistamos con Erika y Paul y desde entonces también muchas cosas han cambiado. Hasta observarme en aquellas fotos y videos de aquel momento me causan sorpresa por el cambio que he manifestado. 

Ellos continuaron con su viaje y nuestro contacto, aunque esporádico, se fortaleció a través de las redes sociales. Imposible que luego de una charla con tanta inyección de optimismo no se hayan acrecentado en mí las ganas de comenzar con mi aventura, así que al poco tiempo, luego de aquel encuentro, comencé con los preparativos para mi viaje y acontecieron en mi vida algunas circunstancias que por algún motivo me hacían posponer la publicación de aquella entrevista. 

Finalmente, al finalizar aquel año 2013 emprendí el comienzo de mi viaje -que hasta el momento no deja de ser comienzo- y me vine a vivir a Buzios, Brasil, en lo que forma parte del principio de un proyecto que me llevará en un futuro -que no es para nada estructurado- hacia las costas del pacífico de México, a Zihuatanejo, a dejar las cenizas de mi padre al océano.

Así, a partir de aquel día que partí de mi ciudad -el 28/12/2013 desde Paraná, Argentina- hasta hoy, han transcurrido más de 8 meses y, desde el encuentro con los viajeros en combi, más de un año; y yo aún seguía sin publicar nada de aquel momento tan lindo y motivador.


Con esta "deuda" pendiente hacia ellos, hace una semana y media nos cruzamos por las redes sociales y nos pusimos en contacto para poder charlar nuevamente, cara a cara, esta vez a la distancia, con muchos kilómetros de por medio, y ambos viajando. Surgió la idea de revivir aquella entrevista y de paso actualizar la información acerca de lo que acontecía en su aventura que, a esta altura, casi a mitad de su viaje de ida hasta Alaska, andaban por  Playa del Coco, Costa Rica.

El video es de este último video encuentro hace una semana y media cuando nos pusimos al tanto de las novedades y nos pusimos al día con su aventura.

Los invito a seguir conociéndolos más desde su web, a seguir sus actualizaciones y a ponerse al tanto de su viaje a partir de esta video entrevista y de los links que siguen a continuación.

Web
Fan Page








miércoles, 27 de agosto de 2014

Riámosnos de mí

Una de las cosas que más disfruto y saco provecho del viajar es conocer personas. Creo que, junto con contemplar un paisaje es lo que más satisfacción me provoca.

Inconformista por naturaleza, y aunque conocer personas nuevas para mí no es ningún problema, siempre estoy intentando conocer alguien más. Tengo una increíble sed, y una profunda y constante curiosidad por conocer alguna persona más; sobre todo si aparenta ser de cultura muy diferente a la mía. Esas son el tipo de personas que más me atraen para interactuar, como para aprender un poco más y algo nuevo; y a ellos me acerco de a poco buscando el modo menos invasivo para que no se sientan acechados.

Generalmente, suelo cruzarme con personas de todas partes del mundo por las calles de Buzios, y aunque no soy un loco que se pone a charlar con todos los que se me cruzan, tampoco ando tan lejos. Esta experiencia que para mí es relativamente nueva -en mi ciudad donde vivía, Paraná, cruzarte con un extranjero no era tan cotidiano al menos que trabajaras en un algún hotel o hostel- yo trato de aprovecharla al máximo para tender redes de contactos y de amistades.

Así, he implementado una técnica para conocer personas que no me falla nunca. La técnica es la siguiente: cuando veo personas que sacan fotos a paisajes, a sí mismas y están solas -las muy de moda selfies- o parejas que se sacan fotos entre sí -quedando el otro fuera de la toma-, o familias enteras; me acerco muy gentilmente y les ofrezco retratarlos yo con su cámara así salen bien todos, de cuerpo entero y de paso les hago un par de tomas más artísticas, con los hermosos paisajes que Buzios ofrece de fondo. Todo al mismo precio: una sonrisa, buena onda y unos minutos de charla y que me cuenten de sus ciudades, costumbres, comidas, etc! No pido más nada! Y así, de este modo, en algunas circunstancias, luego nos ponemos a charlar surgiendo, en muchas ocasiones, lazos y relaciones muy simpáticas que trascienden ese momento.

Esta tarde no fue la excepción y salí a recorrer las hermosas costas de Buzios con unos amigos argentinos, a la vez que disfrutaba del paseo con mi nuevo vehículo: una bicicleta bastante baqueteada con la que ahora me paseo por todas partes y que me dejó de regalo Mauro, un gran amigo que me hice aquí y que ya se volvió a Argentina.

La bicicleta de Guido en Buzios
La hermosa bicicleta que me dejó de regalo Mauro a su vuelta para Argentina. Gracias Mauro!

Caminábamos por la Orla Bardot, un paseo costero, con vista al mar, a las islas y a las playas céntricas de Buzios y de repente vi a una pareja cuyos integrantes se estaban fotografiando entre sí y, como no podía ser de otro modo, me acerqué en bicicleta y les ofrecí retratarlos; a lo que accedieron, como la mayoría de las veces ocurre.

Tenían rasgos orientales o indios e imaginé que serían de Japón, China o Taiwán. El nombre de él era Akhan, y el de ella Beksat; y grata y muy grande fue mi sorpresa cuando me contaron que eran de un país que -sabía que existía pero que- nunca imaginé conocer alguien de tan lejano lugar: Uzbekistán. Otra vez me equivoqué de país de procedencia.

Comenzaron a posar para la foto siguiendo mis instrucciones. Estaban muy animados y contentos de jugar por un momento a tener un fotógrafo exclusivo de lo que yo supuse que era "un romántico viaje". Así que yo también en esos momentos me pongo en el papel de fotógrafo de tapa de revista y comienzo con mis señales, órdenes, y sugerencias.


Desde Uzbekistán para Buzios Bekzat y Akhan
Desde Uzbekistán para Buzios Bekzat y Akhan

Bekzat y Akhan paseando en la Orla Bardot, Buzios
Bekzat y Akhan estuvieron en la Orla Bardot, Buzios

Así, comencé a sacarles un par de fotos, de frente, de espalda, de perfil, sentados, mirando el mar, de la mano y cuando estaba por ponerle un poco de romanticismo a la escena -porque vi que no había mucho contacto- les pedí que se dieran la mano para luego pedirles que se dieran un beso. Akhan me dice sonriendo:

-She's my sister! (ella es mi hermana!)
-(.....!!!!!!) sonreí tímidamente con la sensación interna de que me trague la tierra...pero no dije nada, me escondí cobardemente detrás de la cámara y el tiempo no pasaba más, hasta que Bekzat, la hermana, agregó sonriendo también...
-He's my brother, (él es mi hermano!), y se tentó de risa....
-(.....!!!!!!) sonreí otra vez y ya no quería que me trague la tierra, quería desaparecer literalmente; pero respondí simpático...
-Ahh, no problem! It's just to have a great memory of your journey in Buzios to show to your parents! (No hay problema, es sólo para que guarden un gran recuerdo de su viaje por Buzios y le muestren a sus padres!).

Faltó que me digan que no tenían padres o algo por el estilo y ahí sí, me arrojaba al mar. Pero no. Riéronse los dos, cómplices de mi metida de pata. Reí yo también, convenciéndome que todo pareció natural y no me dio vergüenza equivocarme de esa manera. Y finalmente me hicieron caso, se dieron la mano, y saqué una hermosa foto. Para que guarden un gran recuerdo de su viaje por Buzios y le muestren a sus padres... de cuando un argentino los confundió con marido y mujer recién casados.


Akhan y Bekzat no paraban de sonreír luego de mi metida de pata
Akhan y Bekzat no paraban de sonreír luego de mi metida de pata.

Nos causó tanta gracia la situación -a mí más vergüenza en realidad- que después de la sesión de fotos nos quedamos charlando y pegamos muy buena onda y fue ahí donde los conocí un poco más y me aclararon el panorama. Claro que también aprovechamos el momento y nos sacamos una foto para retratarnos los tres juntos y reírnos de nosotros mismos. Algo que he aprendido últimamente a hacer más seguido, reírme de mí mísmo!


Uzbekistán y Argentina en Buzios
Uzbekistán y Argentina en Buzios.

Ríamosnos de mí
Riámosnos de mí!!!

Linda y simpática la gente de Uzbekistán
Akhan y Bekzat: linda y simpática la gente de Uzbekistán. Un placer conocerlos!


Actualización 29/08/2014: Hoy me escribe Beksat lo siguiente: "Have looked through your blog and found it interesting But: we are not from Uzbekistan, but from Kazakhstan."... (Hemos visto tu blog y nos ha parecido interesante pero somos de Uzbekistan no the Kazakhstan...) ... Listo, me retiro!

jueves, 21 de agosto de 2014

Viajo para que no se me escape la vida.

Todavía me pregunto por qué estoy viajando? Qué sucedio en mi cabeza, en mi vida, en mi universo, en mi percepción de la realidad para que de repente haya escogido hacer lo que estoy haciendo? ¿Cuál o cuáles fueron los momentos, las circunstancias, los acontecimientos que me hicieron de a poco ver que mi vida necesitaba un cambio y emprendí este viaje? ¿Qué persigo? ¿Qué busco? ¿Qué quiero?

No lo sé bien.

¿Cuál es la realidad después de todo, si no es la realidad de cada uno la verdadera realidad? ¿La realidad es una sola? ¿Existen muchas realidades? ¿Puedo ir mutando de realidad en realidad? ¿Y si en realidad me dormí y desperté aquí, viajando, y mi otro yo todavía sigue allí viviendo donde estaba con su familia, amigos, novia, perros, trabajo, penas y glorias?

Y, ¿si todo es una película? ¿una gran farsa? ¿un gran complot? ¿y si solo soy como un títere de algo mucho más grande y maravilloso? ¿formo parte de algún plan que desconozco y que iré descubriendo con el tiempo? ¿y si son todos los que me rodean actores de reparto increíblemente talentosos?


Reflexiones de tarde de playa
No sé por qué pero cuando escribo me imagino que soy un perro.


Me permito pensar, reflexionar y cuestionar todo. Me siento libre hasta para reformularme todas las preguntas más estúpidas sin siquiera un criterio alguno. Pienso, siento, percibo, dejo que mi ser absorva toda la información sin filtro de todo lo que lo rodea para poder luego sacar mis conclusiones.


De verdad que desde que estoy viajando hay veces que me siento a solas a charlar conmigo mismo y a observarme y preguntarme muchas cosas y me doy cuenta que muchas preguntas aún no tienen respuestas. Pero no me desespero, porque esas respuestas me las dará el camino, el viaje, la vida misma.


El otro día arrecostado en la playa, observando el mar, sin ningún punto fijo y de pensamiento en pensamiento sin sentido alguno, de repente me llovió un cuestionamiento (y es que es algo que siempre me ha llamado poderosamente la atención y que me sorprende mucho) y es cómo las realidades cambian con el entorno. Y cómo cambia uno también. Y lo que parece algo que a primera instancia parece tan lógico y vulgar es algo que, en realidad, analizándolo hasta en los más mínimos detalles, es asombroso y me pasaría horas hablando al respecto y analizándolo aún sabiendo que nunca tendría una única respuesta.


De repente todo lo que hoy me rodea y forma parte de mi vida (lo que puedo percibir por la vista, el tacto, el olfato, las personas, los paisajes, etc) no tiene nada que ver con lo que venía experimentando y viviendo hasta un día antes de salir de viaje. Y todas estas cosas nuevas que me rodean, de a poco, casi sin que yo pueda percibirlo, de alguna manera me van convirtiendo en otro hombre, con otras experiencias, con otros conocimientos, con otros pensamientos, con sentimientos nuevos y percepciones diferentes. Van moldeando otra realidad porque lo que percibo y absorvo es diferente! Creo que esa es una de las causas que -a mi entender- alimenta el espíritu viajero que llevo dentro. El mudar de aire, de realidad, el de buscar nuevas sensaciones, emociones, ponerme a prueba, sorprenderme, el inconformismo por lo habitual y repetitivo.

Recuerdo cuando de pequeño viajaba con mis padres de un lugar a otro y pensaba para mis adentros "pensar que a esta hora, en este mismo instante, en mi ciudad estaría..."; como que tenía la capacidad de poder estar en dos lugares al mismo tiempo. Viviendo en uno (en el que me encontraba en ese instante) y percibiendo en el otro (mi ciudad). A veces me pregunto si a otras personas les pasaría lo mismo; pero a lo que a mí respecta, esa sensación la vuelvo a palpitar hasta el día de hoy cuando camino por una nueva ciudad, cuando estoy en la ruta, cuando conozco nuevas personas, cuando me siento a mirar el mar. Por lo general eso me ocurre cuando viajo e imagino y pienso que el estar en donde estaba o quedarme donde vivía no sería más que un poco más de lo mismo y ahora estoy disfrutando un momento diferente, con un ambiente diferente, con una realidad diferente y eso, a la vez que me asombra, sorprende y maravilla, me hace muy feliz. 

No soy ni mejor, ni peor de lo que fui. Estoy un poco diferente, quizá, con otras cosas en la cabeza. La esencia y los sentimientos son los que más soportan esta transición y los que de alguna manera me permiten cobijarme y me dan resguardo en momentos difíciles. Pero el mundo muda, las cosas mudan, el universo nunca es el mismo ni un sólo centésimo de segundo. Y yo formo parte de este universo y de este proceso. Soy contrera por naturaleza, pero sería demasiado estúpido de mi parte querer remar contra la corriente en este sentido. Dejaré que todo acontezca naturalmente y que el camino me siga sorprendiendo con preguntas, interrogantes y experiencias..

Mientras tanto seguiré viajando para que no se me escape la vida.




No se viaja para escapar de la vida. Se viaja para que la vida no se nos escape
No se viaja para escapar de la vida. Se viaja para que la vida no se nos escape.



Gambeteando con la de palo... Ultimas entradas.

Gambeteando con la de palo...