Menu

Primera vez aquí? Sumate. Ingresa tu email, confírmalo luego, y recibirás todas las actualizaciones.

Primera vez aquí? Sumate. Ingresa tu email, confírmalo luego, y recibirás todas las actualizaciones:

Servicio de FeedBurner

jueves, 19 de junio de 2014

Cantarle gol a la mufa

Cuando ya no me quedan muchos más caminos para buscar lo que persigo suelo ir a buscar el córner afuera del área, a esperar un rebote, un mal despeje del arquero o una pifia del defensor. Son esos momentos cuando la pelota me queda dormida en los pies, miro el arco, la posición del arquero, amago a patear y pasa de largo el primer defensor mientras gambeteo con la de palo al segundo defensor y lo dejo desaireado, sin chances de detener mi hambre de gol.

Con la zurda a fuego vivo mido milimétricamente el ángulo más lejano del arquero y el vaivén de la pierna que conduce al gol ya es todo un deleite para la ansiosa tribuna que sabe reconocer un jugador que buscó todo el partido pero no se le dió.

Allá va la pelota en el aire con su peso, su velocidad, su efecto, su presión, en contra del viento y de la lluvia, directo a un objetivo: la red que espera de su amante, la pelota, un beso que selle ese amor. El arquero parece llegar a alcanzarla con sus brazos pero no, la jugada fue un poema y tiene que terminar en gol y todo conspira para que así suceda.

El gol me recibe con la cara llena de alegría y emociones. Los latidos se me aceleran. Tengo los ojos desorbitados y la boca se me llena de alma y vida. Grito como loco y me vuelvo a sentir niño en el potrero del barrio, las caras de los hinchas se me confunden por un momento con los rostros del verdulero, el panadero y los mecánicos que me iban a ver a jugar cuando pequeño.

Miro al cielo porque es lo que siento y me tomo la casaca y la beso con pasión. Mis compañeros de equipo me abrazan y siento por un rato el abrazo de mis padres, mis hermanos y mis amigos. El partido termina y el resultado cambió en un entreabrir de ojos, simplemente no lo puedo creer. Tanto buscar y buscar y no encontrar la forma hasta casi darme por vencido. Puse todo de mí en la cancha y no podía hacer el gol. Era hora de poner las cosas en su lugar. De demostrar lo que uno sabe. Y yo, como los goleadores, lo último que pierdo, es la esperanza.

Hoy necesito hacerle un gol a esta mala fortuna que me viene acompañando últimamente.


Gol a la mufa
Gol a la mufa


jueves, 12 de junio de 2014

Hermosuras por todas partes

Hermosas mis ganas de empezar el día, con este hermoso sol, y esta hermosa naturaleza. Hermoso el aire que respiro que se cuela por mi nariz y me refresca de pies a cabeza. Hermoso despertar temprano, hermoso aprovechar el día. Hermoso el tiempo que invierto en vivir.

Hermosas estas ganas de tener ganas, hermosas estas fuerzas para volver a empezar, para creer en mi corazón. Hermosa esta forma de pensar en grande, sin miedos y día a día tener más esperanza. 

Hermosa la mañana, hermosa la naturaleza, hermosa esta brisa matinal y mis desayunos a solas. Hermosos los rayos de sol que me calientan la piel, hermosas las moléculas de agua en el mar que me generan sensaciones hermosas. Hermosas las mariposas y las hormigas y hermosos los peces y también los pájaros que me despiertan a la mañana y hermoso salir a la ventana a querer encontrarlos sin éxito.

Hermosa mi casa, mi orden, mis cosas. Hermosas mis recetas inventadas. Hermosas mis manos cuando escriben y hermosos mis ojos cuando leen. Hermoso sentir que estoy haciendo lo que siento y lo que quiero. Hermoso darme cuenta que todo depende de mí y hermoso ese primer gran paso que rompió para siempre el esquema y los miedos.

Hermosa la gente que conozco cada día, hermosas las experiencias de las que aprendo, hermosos los errores cometidos para no cometerlos nunca más. Hermoso conocer idiomas nuevos e intentar hablarlos sin miedos. Hermoso darme cuenta que todos los días puedo aprender algo nuevo. Hermoso saber que nunca es tarde. Hermoso darme cuenta que puedo hacer casi todo lo que me proponga. Hermoso descubrir otros sentidos a la vida.

Hermosa mi familia que me espera y los amigos que me extrañan. Hermosa la gente que me recuerda y hermosas aquellas personas a quienes echo de menos. Hermosas mis mascotas que no me olvidan y hermosa la vida que me queda por vivir.

Hermosa esta vida, hermosos los sueños, hermoso yo, hermoso el universo, hermoso Buzios, hermoso Brasil!! 

Estoy rodeado de hermosura, ¿cómo no podría ser feliz así?.

Gambeteando viviendo en Buzios
Playa Do Canto, Buzios, RJ, Brasil

miércoles, 4 de junio de 2014

Hableme en español así le entiendo mejor...

"Hableme en español porque cuando intenta hablarme en portugués no le entiendo demasiado"... Y esto no lo dije yo, me lo dijeron a mí; y luego continuó: "nosotros queremos aprender un poco de español, y con usted vamos a aprender!"
 

La honestidad brutal de Zoe me gustó y no me cayó para nada mal, al contrario, sobre todo cuando es para el bien de uno mismo y es una crítica constructiva, las opiniones son bienvenidas. 

Pasé un agradable almuerzo y reunión laboral junto a ella y a Sergio, su esposo -un ferviente amante de la música clásica y excelente guitarrista- en su preciosa casa de Buzios. Sueli, la mucama, cocinó delicioso y se despachó con un postre sabrosísimo! El almuerzo fue "feijoada branca" una comida típica y popular en todo Brasil. Yo había probado la feijoada preta (negra), así que fue momento de probar sabores nuevos. Es una comida muy sabrosa, como un guiso espeso, a base de porotos (feijão, en este caso blancos, pero pueden ser negros o rojos también) y que se cocina con carnes de cerdo, vacuna, longaniza (fue elaborada por Sergio y Sueli) y se suele acompañar con arroz y ensaladas. Yo lo mezclé todo junto y quedó estupendo!


Hablamos de la vida, de cómo se conocieron, de Argentina, de sus viajes, de sus vidas en San Pablo -de donde son originarios- me contaron que quieren conocer Salta y Jujuy, hablamos de trabajo, del futuro, de nuestras familias. Cuando me siento en la mesa y comienzo a charlar me pongo peor que Mirtha Legrand...

Claro que -como no podía ser de otra manera- entre tanta charla entretenida hubo momento para la cachaça (al igual que el otro día, pero en otra casa), para el cigarro y para jugar un rato son sus hermosas mascotas, dos perras raza Basset Hound (yo decía raza "Hush Puppies"), Petuqui y Petuca (o algo así).




Gambeteando con la de palo - Buzios
La feijoada está lista!

Gambeteando con la de palo - Buzios
La ensalada, deliciosa!

Gambeteando con la de palo - Buzios
Aaaaahhhhhggggggggrrrrr! Qué ricor!

Gambeteando con la de palo - Buzios
Sergio, además de buen guitarrista, excelente cocinero y amante de la buena vida.

Gambeteando con la de palo - Buzios
Zoe, siempre con una sonrisa, era la primera vez que nos conocíamos personalmente y me dejó una buena impresión.

Gambeteando con la de palo - Buzios
De postre, manzana con canela

Gambeteando con la de palo - Buzios
Sueli, la mucama, pura sonrisa y ternura.

Pasadas unas tres horas y media luego del mediodía nos despedimos y quedamos en seguir conectados y comenzar en un futuro inmediato con las clases de computación para Zoé; y junto a Sueli los tres, comenzar con las clases de tango.


Qué lindo esto de conocer personas diferentes a menudo y pegar tanta buena onda. A veces me pregunto ¿Qué hago aquí? ¿Cómo llegué hasta este lugar? en medio de tanta gente que se conocen entre sí y yo soy un extraño total. Me genera una sensación de adrenalina increíblemente placentera.


Algo bueno debo transmitir, como todas estas personas me transmiten a mí. No creo que las busque, tan sólo nuestras buenas energías nos contagian y nos atraen.

Pero igual, debo mejorar mi portugués, es verdad.

lunes, 2 de junio de 2014

Me lo dijo un perro - Es curioso...

Es curioso, pero vivir consiste en construir futuros recuerdos de otros tiempos; ahora mismo, aquí frente al mar, sé que estoy preparando recuerdos minuciosos, que alguna vez me traerán la melancolía y la desesperanza.

Fragmentos de “El Túnel” de Ernesto Sabato

 
Me lo dijo un perro - Gambeteando con la de palo
Praia Da Armaçao, Armaçao Dos Buzios, Brasil.

domingo, 1 de junio de 2014

Mate, bizcochos, facturas y... cachaça!!!

Hoy de mañana temprano fui a lo de una señora conocida que tiene unas casas para alquilar -aquí en Buzios y en proximidades- y que me ofrece su propiedad para que yo se la promocione, alquile y de paso me gano unas monedas... 

Me desperté temprano, tipo 8, salí en busca de unos bizcochos y facturas y fui camino a lo de María. 

Amante de los dulces, no pude dejar de pensar -al llegar a la panadería- que podría llevarle algo como gesto y para amenizar la mañana, así entre charla, fotos y video a la casa picoteábamos algo. 

Tuve un momento de laguna mental al llegar a la panadería, primero porque no tienen tanta variedad como en Argentina, segundo porque a mi modo de ver no son tan sabrosas y tercero porque me puse a pensar en María, que es una señora mayor. ¿Podrá comer masas dulces? ¿Le gustará el doce de leite o "cajeta", como aquí llaman algunos? ¿Y si mejor le llevo helado? o también podrían ser unas frutas...

No quise entrar en el juego de mi otro yo que siempre me hace entrar en dudas, preguntas y vueltas sin sentido, y fue así que llevé media docena de facturas -con dulce y sin dulce- y unos bizcochitos que de sabrosos tenían la pinta nomás...

Al llegar a lo de María sabía que con mate no me iba a recibir, pero que me reciba con cachaça nunca me lo hubiera imaginado...  La cachaça (se pronuncia cachaza) es la bebida alcohólica destilada más popular de Brasil. Se obtiene como producto de la destilación del jugo de la caña de azúcar fermentado. Es esa famosa bebida a la que se le agrega pedacitos de limón, azúcar, hielo, se lo tritura a todo y luego se lo bate y sale la riquísima caipirinha, una de las bebidas más populares en Brasil y que los identifica en el mundo. 

Como me prometí que cuando comience a viajar probaría de todo tipo de comidas y bebidas, no me permitiría haber venido a Brasil y no probar la caipirinha; que es muy sabrosa, y yo la tomo suave y bien dulce. Ahora, ya desayunar con cachaça... tranquila, María, de a poco, que no estoy acostumbrado a las bebidas fuertes!!

Mate, bizcochos, facturas y cachaça
¿Gusta un sorbito de cachaça para desayunar? -foto de internet-


Me causó un poco de gracia -y ternura- que me espere con cachaça -a la que no me negué por cortesía- pero después me puse a pensar que a ella le habrá causado la misma sensación de gracia y ternura que yo haya llegado a su casa con bizcochos y dulces. En todo caso, si había un "desubicado" en esa escena, claramente era yo...

Me sirvió en uno de esos envases pequeños de tragos cortos -en los que se acostumbra beber tequila- y acto seguido, se sirvió uno ella y me apuntó con su vaso a mis ojos buscando en mis reacciones una acción similar a la de ella, así que alcé mi vasito y la miré a los ojos y le apunté con el vaso también, y luego del "saúde" (salud!) me lo mandé de una pensando en que estaba en el desierto y había encontrado un vaso con jugo de maracujá (delicia!) y que era lo único que tendría para beber.

Con mucho teatro, traté de manejar los músculos de los gestos de mi cara para que no se note mi disgusto y para acomodar mi rostro que ya lo noté desencajado por lo fuerte de esa bebida, y, para que se terminen de relajar mis sentidos exclamé en portugués a María, "legal!"... y acto seguido me comí dos bizcochitos juntos para apaciguar el fuego dentro de mi cuerpo.

Los bizcochitos que estaban recubiertos por una capa de miel o mermelada, y que, a simple vista, no parecían tener pinta de sabrosos, mágicamente, alteraron su sabor y quedaron estupendos!!

Proseguí con mi trabajo, con ese gusto dulzón que quedó en mi boca, y, mientras sacaba fotos a la casa de María, pensaba que ese sabor me hacía acordar a un bocadito muy sabroso que solía comer a las mañanas, en la oficina de mi último trabajo en Argentina, tomando mate con mis compañeros...

Me trajo a la memoria al famoso borrachito!

Borrachitos, gambeteando con la de palo
Los famosos borrachitos -foto de Internet-


Gambeteando con la de palo... Ultimas entradas.

Gambeteando con la de palo...