Menu

Primera vez aquí? Sumate. Ingresa tu email, confírmalo luego, y recibirás todas las actualizaciones.

Primera vez aquí? Sumate. Ingresa tu email, confírmalo luego, y recibirás todas las actualizaciones:

Servicio de FeedBurner

sábado, 25 de octubre de 2014

Clases de español frente al mar


A Thiago lo conocí hace una semana. Vino a hospedarse al lugar donde yo vivo junto a la familia que me está cuidando y ayudando, quienes tienen una Guest House. Llegó desde Espíritu Santo, al norte de Búzios, y su mayor sorpresa fue que en todos los trabajos a los que se presentó tiene jefes y compañeros que hablan en español y se siente extranjero en su propia tierra, en su propio país. Una sensación muy rara y extraña si me pongo a analizarlo desde el punto de vista de él, (ya una vez me ocurrió algo similar en Gualeguaychú, Entre Ríos, en lo que fuera una anécdota que algún día voy a relatar porque fue, por así decirlo, una de las experiencias que me alimentó las ganas de viajar).

El portugués de Thiago es bien marcado y su manera de hablar -con ese acento "sotaque" bien nativo, sin influencias del español- no me permite entenderle tan fácilmente como al resto de los brasileros y tengo que preguntarle las cosas dos o tres veces o pedirle que hable más despacio. De todas maneras, la mayor preocupación parecer ser la de él y no la mía, ya que en el restaurant donde consiguió trabajo la mayoría de sus compañeros hablan español y él, de a poco, al llegar a casa, repasa las palabras aprendidas: zanahoria, cebolla, lechuga, cuchara...

Ayer por la tarde hicimos un trato. Yo le enseño español y él me lleva a pasear a la orla, la costanera de Búzios, de donde estamos a una cuadra, para ver el mar que, desde que me accidenté hace mes y medio, no lo he visto más y, de paso, poder respirar ese aire puro y fresco que me renueva las energías y me carga las pilas para seguir adelante.

Buzios - Gambeteando con la de palo
Curso intensivo de español frente al mar.

Buzios - Gambeteando con la de palo
Extrañaba estos colores e imágenes.

Al lado del monumento de Juscelino Kubitschek, ex presidente de Brasil que pasaba sus veranos en Búzios
Al lado de la escultura de Juscelino Kubitschek, ex presidente de Brasil (1956 a 1961) quien adoraba pasar sus veranos en Búzios



lunes, 20 de octubre de 2014

Entusiasmo...

Me entusiasma comprobar que todas aquellas cosas que alguna vez pensé antes de salir de viaje -acerca de la solidaridad del mundo- se están cumpliendo; y eso para mí es un buen augurio. Significa que entonces no estoy tan alejado de una realidad que muchas veces no se ve pero que existe; además, lo que más me alegra, es pensar que si entonces traslado esos pensamiento hacia otras ideas que he tenido con respecto a mis sueños y a mi viaje, pues entonces voy por el buen camino...

Sólo es cuestión de relajarse, bajar un cambio y seguir.

Gambeteando en Buzios
Relajarse, bajar un cambio y seguir...






miércoles, 8 de octubre de 2014

Una primavera desde el banco de suplentes...


Si alguna vez me hubiera imaginado la primavera en Buzios, seguramente en mis pensamientos iban a aparecer muchas playas, vegetación y naturaleza, sol, gentes, amigos; noches templadas a cálidas con vientos y lluvias amistosas.

Resumiendo, hubiera imaginado los días de primavera como pasé la mayoría de mis otros días aquí... radiantes! Esa es mi manera de visualizar últimamente las cosas para luego vivirlas de igual modo en la vida misma... y me ha dado resultado. De alguna manera soy como Martín Palermo, él es el optimista del gol, yo soy el optimista de los viajes.

Pero, a decir verdad, no puedo mentirme porque, para ser sincero, y aunque soy de hilar fino y enredarme en pensamientos sin sentido e incongruentes muchas veces, jamás nunca imaginé cómo serían éstos días de Primavera en Buzios, ni me lo había preguntado jamás; y esto de ver la primavera de Búzios desde la ventana, "desde el banco de suplentes", postrado en "infinito" reposo, no lo hubiera creído nunca. Ni en el peor de los sueños. Tener que aguantármelas encerrado internado en un hospital primero y luego haciendo reposo sin poder siquiera salir, ni moverme o dar un paso, van a dejar sus ganas hincadas en mi carne. No me termino de acostumbrar... pero hacer la gambeta equivocada tiene sus consecuencias.

gambeteando con la de palo - Buzios
No es lo mismo ver el mar cuando se mira desde la ventana...

Toda esta situación ha desatado en mí unas ganas tremendas de todo, a la que yo resumiría como "ganas de vivir"... y fue así como -ahora que me sobra el tiempo- me puse a observar hacia atrás y a rememorar un poco de lo que he vivido en estos diez meses que llevo en Buzios y he focalizado mis recuerdos en aquellas situaciones que me gustaría estar haciendo y que, sin dudas, las estaría haciendo si no fuera porque estoy en reposo.


Una de las cosas que más extraño y hecho de menos es salir a caminar por las playas de Búzios, cualquiera de ellas. Muero por escuchar el ruido de mis pies hundiéndose en la arena al correr directo al mar y darme un chapuzón y que las olas me revuelquen por la orilla y salir todo lleno de arena y sal hasta en las orejas; 

gambeteando con la de palo - Playas de Buzios
En la playa de Geribá, la primer playa en la que me bañé en Buzios




...luego relajarme bajo el sol y sentir como de a poco sube la temperatura de mi cuerpo y comienza mi piel a despedir ese aroma a bronceado que tanto me gusta y que advierte que otra vez me olvidé el protector solar... 




gambeteando con la de palo - Sol en Buzios
Mis primeros azotes al sol tuvieron consecuencias hasta que le agarré la mano...

Increíbles mis ganas de aquellas tardes en las playas de Buzios leyendo un libro o lo que sea que caiga en mis manos, escuchando a gente haciendo música o divirtiéndome con sus piruetas en la playa mientras me dejo arropar y envolver por la belleza de los paisajes naturales de Buzios...

 
gambeteando con la de palo - Playas de Buzios - Tartaruga, Azedinha.
Azeda, Azedinha, Tartaruga, Praia Do Canto... mis preferidas de Buzios.

Locas mis ganas de reencontrarme con mis amigos y hacerme amigo de los amigos de mis amigos y que surjan momentos espontáneos colmados de instantes sencillos que me regalen una sonrisa y hagan que todos mis días sean diferentes al anterior...

gambeteando con la de palo - Amigos en Buzios
Algunos locales, otros en la misma que yo, de viajes.
Amistades que valen la pena.



...Visitar el muelle de Armaçao, lugar de referencia por excelencia -para mí-, y almorzar allí una quentinha mirando al mar y quedarme una tarde completa observando cómo llega el ocaso mientras escribo pavadas y versos -que nunca termino- en mi cuaderno haciéndome el poeta; mateando, fumando o tomando algo con amigos o solo, el muelle de Armaçao siempre me trae recuerdos de momentos y personas que extraño y me carga de energías...


gambeteando con la de palo - Muelle de Armaçao dos Buzios
El Muelle de Armaçao dos Buzios, desde los primeros días en Buzios siempre ha sido un punto de encuentro con amigos y de buenos momentos.


Me sobran las ganas de cruzarme con extraños, de países lejanos y culturas diferentes a la mía, y comenzar a charlar como siempre de cosas triviales para luego olvidarme de todos sus nombres y para luego nuevamente volverlos a encontrar y sentir que nos conocemos de toda una vida y hacernos grandes amigos...


gambeteando con la de palo - Amigos en Buzios
Algo que me encanta: mezclarme con personas de otras culturas.

 
Tengo muchas ganas de caminar y reencontrarme otra vez con esas cavernas, acantilados y piletas que forman parte de las comodidades y sofisticaciones que la naturaleza le ha regalado a Buzios y que yo he sabido descubrir por curioso e inquieto.




Me preocupa un poco qué pensarán mis amigos de la ciudad. Esos que me he sabido ganar gracias a mi simpatía y que me emocionan cada vez que me abrazan, me besan o me dicen que soy un "cara legal", "gente boa para caralho"... no nos comunicamos por Facebook, ni por celular; con ellos es todo cara a cara y bien transparente y sincero. Nunca han pasado más de 5 días sin vernos en la plaza, nuestro punto de coincidencia; y ahora, ya con más de 20 días que no aparezco por el centro de la ciudad, se deben estar lamentando como me he lamentado yo alguna vez cuando me doy cuenta que algún amigo a último momento a cambiado de planes y se ha marchado sin poder despedirnos.

gambeteando con la de palo - Amigos de Buzios
Una cachaça, un pescadito en la playa, un cigarro, un fasito, una charla, un abrazo. Todo se comparte con mis amigos.
No veo la hora de poder caminar nuevamente y salir en busca de perros callejeros, gatos, gambás y todo bicho que se me cruce en el camino para retratarlo con mis fotografías y seguir aprendiendo de ellos a medida que los observo...


gambeteando con la de palo - Fauna de Buzios
Algunos fueron mascotas, otros me los crucé en el camino....



Una de las cosas que estoy aprendiendo para sanarme y para salir adelante de esta situación atípica que me toca vivir hoy es aceptar el momento, ser conciente del instante

Aceptar lo que soy, lo que tengo, cómo estoy, las cosas que sucedieron y entender que hoy mi realidad es ésta. Hoy no puedo caminar ni pararme en dos piernas y hace tres semanas que me encuentro mirando la primavera de Búzios desde la ventana. Lo que me parece una burla del destino le estoy encontrando una razón: soy conciente que si quiero un futuro sin sobresaltos ni dolores y sorpresas tengo que hacer el reposo necesario sin importar cuántas ganas tenga de salir o de hacer todas las cosas que tengo ganas de hacer...

...para de una vez por todas dejar el banco de suplentes de esta Primavera que, para mí, no ha comenzado todavía...

Gambeteando con la de palo... Ultimas entradas.

Gambeteando con la de palo...